SECHÍN

Monumentos

CERRO SECHÍN

SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN
SECHÍN


Relato

27 Enero 2015


Cerro Sechín es uno de los monumentos arqueológicos más importantes del Perú, tanto por su antigüedad como por su enigmática belleza. Su desarrollo corresponde al período Formativo y fue descubierto en 1937 por Julio C. Tello. El desvío para acceder al complejo está justo a la altura del río Casma. Se ingresa un kilómetro y medio por el valle, sobre la carretera que conduce a Huaraz. En la ladera norte del cerro Laguna, al lado derecho de la vía, un arco nos da la bienvenida. Cruzamos con nuestro vehículo y nos estacionamos. La visita cuesta cinco soles por persona, lo cual incluye el museo de sitio y los templos. El termómetro supera los 30ºC, por lo que decidimos entrar primero al museo.

El museo regional de Casma Max Uhle, financiado por la Fundación Volkswagenwerk, es un edificio sencillo pero con una interesante muestra de los hallazgos arqueológicos de Sechín y otros de la región. Entre las diversas cerámicas, textiles y objetos, puede verse algunas momias y dos brazos momificados con tatuajes en manos y antebrazos. Además, se muestran interesantes maquetas, una de las cuales reproduce al detalle el palacio de Sechín, que luego visitaremos. También hay reproducciones a escala natural de las figuras pintadas en el edificio de barro. En la parte exterior se exhiben cántaros de cerámica de gran tamaño.

Aunque el calor no ha bajado, debemos iniciar nuestro recorrido por el circuito que bordea el sitio arqueológico, subiendo por la ladera del cerro Laguna, desde donde se obtiene una visión panorámica de los distintos ángulos del templo. Mientras caminamos, vemos un grupo de obreros realizando trabajos en las ruinas bajo la dirección de una arqueóloga.

El edificio tiene una planta cuadrada de 51 metros de lado y más de cuatro de altura, con un muro perimetral de piedras grabadas en su cara externa. En el interior hay otro templo más antiguo, construido con adobes cónicos revestidos en barro enlucido, con las paredes pintadas de colores y dibujos con representaciones de figuras mitológicas. Este edificio de barro fue cubierto totalmente por una nueva estructura, asegurada por muros de contención hechos con monolitos de piedra, con más de 300 figuras grabadas que representan guerreros y cuerpos mutilados, brazos y cabezas sangrando, cuerpos y piernas seccionados, entre otros despojos humanos.

Terminando la visita damos una vuelta por la carretera a Huaraz, tratando de obtener alguna vista de la pirámide de Sechín Alto, al que las investigaciones arqueológicas realizadas lo signan como un importante complejo político-religioso. Estaba rodeado por una aldea de agricultores, destruida luego por la ocupación de otro pueblo.

« ANTERIOR SIGUIENTE »




INFORMACIÓN

CERRO SECHÍN

CERRO SECHÍN La zona arqueológica de Sechín fue descubierta por el arqueólogo peruano Julio César Tello en 1937. Posteriormente se estableció que fue la capital de toda una cultura, a la que se denominó Cultura Sechín. Es considerada como la ciudadela fortificada, sede de una de las más antiguas culturas del Perú; corresponde al Periodo Formativo (1,800 – 200 años a. C.). Se piensa que la primera fundación de la ciudad data del siglo XIX antes de Cristo. La zona arqueológica ocupa aproximadamente 5 hectáreas, la zona de monumentos se agrupa en una sola hectárea. Consta de siete estructuras: edificio principal, estructura de adobes cónicos, templo de barro, dos plataformas (Julio César Tello y Rafael Larco), Edificio A, y Edificio C.

El edificio principal es rectangular con un muro perimétrico de monolitos grabados y un interior, de época anterior, hecho de adobe. Los monolitos, que tienen casi cuatro metros de altura, representan a guerreros-sacerdotes (ataviados con un arma o cetro) y víctimas descuartizadas o sus despojos (cabezas principalmente, extremidades, ojos ensartados, intestinos, vértebras y vísceras), creando una escena sombría. La representación de figuras antropomorfas en los monolitos hace pensar en relaciones con la cultura Chavín de Huantar. Cabe destacar que todas las figuras del exterior representan a humanos, sin presencia de semidioses o animales. En el interior, la figura de un pez es la mejor conservada, la figura de un hombre sangrando es secundaria. Estos motivos relacionan el mar, las lluvias y los sacrificios humanos muy estrechamente.

El Complejo Arqueológico Cerro Sechín cuenta con un Museo de Sitio, llamado Max Uhle en memoria del arqueólogo alemán, descubridor de la cultura Mochica y Nazca, cuyos estudios realizados en la zona datan de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. El Museo exhibe las piezas más importantes obtenidas de las excavaciones arqueológicas, asimismo ofrece una visión panorámica sobre la historia de la localidad de Casma; dos salas describen el proceso de desarrollo prehispánico del Valle de Casma y Huarmey, resaltando este primero, que va desde las épocas tempranas hasta las tardías.

El Complejo Arqueológico cuenta con una gran cantidad de esculturas líticas a nivel del ámbito nacional. Fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación por el Vice Ministerio de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales del Ministerio de Cultura, con Resolución Viceministerial Nº 239-2010-VMPCIC-MC del 13 de diciembre del 2010. La Zona Arqueológica de Sechín está ubicada a 5 kilómetros de la ciudad de Casma, capital de Provincia, en el kilómetro 372 de la carretera Panamericana Norte; a una altura de 90 m.s.n.m. (fuente: Mincetur)

Fields marked with an * are required