MEZQUITA AZUL

Monumentos

MEZQUITA AZUL

MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL
MEZQUITA AZUL


Relato

7 Mayo 2015


La Mezquita Azul está conformada por un gran patio cuadrado y el templo, que juntos forman un rectángulo con sus seis minaretes distribuidos en todo el perímetro. El volumen y concepto estructural son similares a Santa Sofía pero a menor escala. Se accede a través del patio, rodeado por una galería, con una pequeña fuente en el centro. El acceso por la puerta principal está reservado para quienes van a rezar. Los turistas debemos entrar por un acceso lateral, donde se debe hacer una larga cola que avanza rápidamente. No se cobra el ingreso, pero la presencia de cada visitante debe ser evaluada antes de entrar. A las mujeres que no llevan cubierta la cabeza se les proporciona un velo de color celeste y a los hombres que visten con pantalones cortos, también, para que se cubran las piernas. Luego todos deben quitarse los zapatos y llevarlos dentro de una bolsa plástica que se facilita en dispensadores.

Cumplidos estos ritos, se puede entrar al gran espacio, que ha sido dividido por una baranda de madera para que los visitantes, permanezcan en la parte posterior que se llena de gente, sin invadir la zona de rezo, en la parte delantera que se encuentra con algunos fieles, casi vacía. Una vez adentro lo primero que se percibe es un intenso olor a queso, producto de tantos pies descalzos, pero esto se olvida pronto ante el placer que produce la contemplación del interior, con sus bellos mosaicos donde predomina el color azul. El suelo está cubierto por una espléndida alfombra de color rojo. La claridad de la decoración y la iluminación uniforme permiten obtener buenas fotografías.

« ANTERIOR SIGUIENTE »




INFORMACIÓN

MEZQUITA AZUL

LA MEZQUITA AZUL o Mezquita del Sultán Ahmed (en turco, Sultanahmed Camii) de Estambul, es obra de Sedefkar Mehmet Ağa, discípulo del arquitecto Sinan. Está situada frente a la Iglesia de Santa Sofía, separadas ambas por un jardín. Su diseño es la culminación de dos siglos de evolución de la iglesia bizantina y la mezquita otomana. Mezcla elementos bizantinos de la cercana Hagia Sophia con la arquitectura islámica tradicional, siendo considerada la última gran mezquita del periodo clásico otomano. Para su construcción se empleó grandes cantidades de piedra y mármol, lo cual hizo que se agotasen las existencias para otras obras importantes.

El trazado de la mezquita es irregular, ya que el arquitecto tuvo que adaptarse a las restricciones el emplazamiento. La fachada principal, que sirve de entrada al edificio, se encuentra frente al hipódromo de Constantinopla. Cuenta con un sistema ascendente de cúpulas y semicúpulas, cada una de ellas apoyadas en tres exedras, que termina en una gran cúpula central, de 23,5 m de diámetro y 43 m de alto. Las cúpulas se apoyan en cuatro enormes pilares producto de un margen de seguridad excesivo que perjudicó a las elegantes proporciones de la cúpula. Desde el patio, el perfil de la mezquita resalta por la suave sucesión de cúpulas y semicúpulas. El efecto general del exterior es de armonía visual, dirigiendo la vista hacia el remate de la cúpula central.

El patio es casi tan grande como la propia mezquita y está rodeado por una galería continua. Cuenta con espacio para la ablución en ambos lados. La fuente hexagonal que se encuentra en el centro es pequeña comparada con las dimensiones del patio. La monumental puerta de acceso al patio se eleva desde la galería. Su semicúpula cuenta con una delicada estructura en forma de estalactitas, coronada por una pequeña cúpula nervada sobre un tambor de gran altura. De la parte superior de la entrada oeste al patio cuelga una pesada cadena de hierro. Sólo el sultán podía pasar al patio de la mezquita montando a caballo, por lo que la cadena servía para que el sultán tuviera que inclinarse cada vez que entraba al patio, gesto simbólico de humildad ante Alá.

En la parte inferior y en cada pilar, el interior de la mezquita está revestido con más de veinte mil azulejos de cerámica de İznik, con más de cincuenta diseños diferentes de tulipanes. Los azulejos de los niveles inferiores cuentan con un diseño tradicional, mientras que en las galerías, es más llamativo, con representaciones de flores, frutas y cipreses. El precio de los azulejos aumentó con el paso del tiempo, por ello, los que se utilizaron durante los últimos años fueron de menor calidad. Los colores han perdido su intensidad original y el vidriado ha perdido el brillo.

Los niveles superiores del interior están dominados por las pinturas de color azul, todas ellas de una calidad pobre. La luz natural entra a través de más de 200 vidrieras de complejos diseños, y diversas lámparas de araña proporcionan luz adicional. La decoración incluye versos del Corán, muchos de ellos realizados por Seyyid Kasim Gubari, considerado el mejor calígrafo de su época. El suelo está cubierto de alfombras donadas por los fieles y que se sustituyen a medida que se desgastan. Los numerosos ventanales aportan a la mezquita la sensación de un mayor espacio interior. El elemento más importante del interior de la mezquita es el mihrab, de mármol finamente esculpido, con una hornacina y un panel doble con inscripciones. Las paredes adyacentes están cubiertas de azulejos. Sin embargo, las numerosas ventanas alrededor del mihrab lo hacen menos espectacular.

La Mezquita Azul es una de las dos mezquitas de Turquía que cuentan con seis minaretes, junto con Adana. Cuando se supo el número de minaretes que tendría, se criticó al sultán por presuntuoso, ya que, en aquel momento, era el mismo número de la mezquita de la Kaaba, en La Meca. El sultán solucionó el problema construyendo un séptimo minarete en la mezquita de La Meca. Cuatro de los minaretes se encuentran en las esquinas de la mezquita. Son estriados, con forma de lápiz y cuentan con tres terrazas con ménsulas, mientras que los otros dos, al final del patio delantero, sólo tienen dos terrazas. Hasta hace poco tiempo, el muecín tenía que subir por una estrecha escalera de caracol cinco veces al día para llamar a la oración. Hoy en día, se utiliza megafonía y la llamada se puede oír en la parte antigua de la ciudad, gracias a otras mezquitas cercanas. (fuente: Wikipedia)

Fields marked with an * are required