SANTA SOFÍA

Monumentos

SANTA SOFÍA

SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SASANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA
SANTA SOFÍA


Relato

7 Mayo 2015


Santa Sofía es una antigua basílica ortodoxa construida en el siglo VI por el emperador Justiniano, convertida en mezquita en 1453, que dejó de utilizarse para el culto y funciona como museo desde 1935. Su enorme cúpula, obra cumbre de la arquitectura bizantina, destaca como símbolo de Estambul. En su exterior se perciben claramente las modificaciones hechas por los otomanos, que agregaron minaretes, espolones y grandes contrafuertes. Aquí el ingreso cuesta 30 liras y la cola avanza lentamente, por lo que muchos guías privados ofrecen sus servicios que te permiten ingresar directamente evitando la cola pues ellos ya tienen las entradas. Sus honorarios van desde 60 liras, dependiendo del tiempo que te dediquen y luego puedes quedarte dentro hasta que desees. En los jardines de la entrada se exhiben algunos restos provenientes de las excavaciones de la anterior basílica.

Este templo es más antiguo que la Mezquita Azul y tiene mucho más historia, lo cual se percibe por el aspecto añejo que revela su edad sin disimulo, mostrando una superposición de culturas con el paso del tiempo. Desde que ingresas su enorme espacio interior te sobrecoge, dejándote absorto por unos instantes. Aquí la luz es tenue, con fuertes contrastes, predominando las tonalidades de oro viejo y bronce. Se puede recorrer toda la planta inferior apreciando los detalles originales y los elementos islámicos agregados, entre los que destaca el mihrab. Una galería rodea el templo en el nivel superior, donde hay hermosos mosaicos bizantinos. Además desde aquí tenemos otro ángulo para observación del espacio y también se exponen diversos objetos.

« ANTERIOR SIGUIENTE »




INFORMACIÓN

SANTA SOFÍA

SANTA SOFÍA Obra cumbre de la arquitectura bizantina, construida por los arquitectos Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto entre los años 532 y 537, por orden del emperador Justiniano I. Está considerada como una de las obras arquitectónicas más bellas y grandiosas del arte universal.

Fue edificada para sustituir a una basílica anterior, destruida en el año 532, con motivo de la rebelión Niká en Constantinopla. La iglesia fue solemnemente consagrada en el 537, aunque su cúpula original se desplomó en el 558. La que la sustituyó, más alta pero de menor tamaño, padeció derrumbes parciales en los siglos X y XIV. Tampoco su nártex es original, ya que fue restaurado tras un incendio el 564, mientras que las bóvedas lo fueron en el 740, tras un terremoto. Todavía sufrió una nueva alteración tras la caída de Constantinopla en 1453 y su conversión en mezquita, ya que su decoración fue cubierta por estuco.

Su planta era de una tipología nueva, desconocida hasta ese momento, llamada basílica cupulada, que luego sería la característica de las construcciones eclesiales bajo Justiniano. La invención de la nueva planta fue posible precisamente gracias a la utilización del ladrillo como elemento constructivo en sustitución de la piedra, característica llegada a la arquitectura bizantina desde la arquitectura persa y la arquitectura mesopotámica.

La cúpula del edificio está superpuesta en la planta de la iglesia, sin interrumpirla con sus pilares de apoyo. Con una longitud de 72 x 71,7 m, es rectangular, prácticamente cuadrada. El rectángulo queda dividido en tres naves por unas hileras de columnas, con nártex de acceso y tribunas en las naves laterales. La cúpula ocupa el centro de la nave principal, con 31 m de diámetro y 54 m de altura, estuvo cubierta de tejas blancas especiales, más livianas, fabricadas en Rodas.

Para dotar de mayor amplitud a la cúpula, se la apoya en dos media cúpulas laterales, que duplican el espacio cubierto por la misma, medias cúpulas que a su vez se sustentan sobre nichos esféricos. En las alas norte y sur, existen dos arcos formeros que contrarrestan la fuerza de empuje de la cúpula, elevándose sobre las columnas de las tribunas y generando un gran tímpano dotado de ventanales. Además, se reforzó a los cuatro grandes pilares existentes en la base de la cúpula con otros pilares que quedan disimulados en las naves laterales, a la vez que un conjunto de bóvedas de distintas formas y tamaños contribuyen a disipar el empuje de la gran cúpula. Sin embargo, la sensación desde el interior del templo es de una única cúpula, grácil y majestuosa, ampliamente iluminada por la cuarentena de ventanas existentes en su arranque.

El historiador bizantino Procopio de Cesarea afirmaba acerca de la cúpula de Santa Sofía que No parece reposar sobre una construcción maciza, sino estar suspendida del cielo por una cadena de oro y formar como un dosel sobre la iglesia.

Mezquita principal de Estambul durante casi 500 años, sirviendo como modelo para muchas otras mezquitas otomanas, como la Mezquita Azul, la Mezquita Sehzade, la Mezquita de Solimán, la Mezquita Rüstem Pasha y la Mezquita Kiliç Ali Pasha. (fuente: Wikipedia)

Fields marked with an * are required